• Gabriel Rodrigues

¿Cómo ser un buen líder de equipos externos?

¿Cómo liderar a los colaboradores que no están en el mismo lugar que tú todo el tiempo? ¿Cómo mantener una relación sana con los equipos de campo? Después de todo, ¿cómo ser un buen líder de equipos externos?


Si tiene preguntas como estas sobre la gestión de sus equipos de mantenimiento, le garantizo que este artículo responderá a sus preguntas.


Entendemos que ser un buen líder no es tarea fácil por tener que tomar decisiones rápidas y asertivas.


Es por eso que hemos seleccionado 3 características claves para que un líder de equipo externo ejemplar lo ayude a manejar mejor las responsabilidades de un líder. Pero primero, reflexionemos un poco más sobre el liderazgo.


¿Cómo ser un buen líder?


El liderazgo es la capacidad de guiar a un grupo de personas, transformándolas en un equipo productivo. Para ser un buen líder, primero debes tomar la decisión, estar dispuesto a ser un líder, conocer tus obligaciones y deberes, los dolores y los placeres de esta posición.


Es muy común que muchas personas se rindan incluso antes de intentarlo, sin creer que tienen las habilidades para ser un buen líder, tales como: espíritu de liderazgo, enfoque, gestión eficiente, buenos resultados, alta productividad, entre otros.


Seleccioné algunas características / consejos esenciales para un buen líder de equipos externos, para que puedas entender cómo funcionan en la gestión del día a día y ponerlos en práctica.


1. Transmitir seguridad


Muchos líderes usan la nomenclatura de sus roles para intimidar a su equipo. El famoso “mostrar quién manda” no forma parte de un liderazgo eficaz. El personaje de Game of Thrones, Tywin Lannister, cuando habla del liderazgo necesario para un rey, nos deja la siguiente frase: "cualquier hombre que necesite decir 'yo soy el rey' no es un verdadero rey".


Cuando los equipos se sienten seguros en su líder, tienen más libertad para decir lo que les molesta, para sugerir cambios en los procesos, dejando espacio para que este líder también aprenda de su equipo.


Esta relación de confianza es muy importante para hacer que el ambiente sea liviano y divertido, por lo tanto, transmita seguridad y confianza a su equipo. A veces, el empleado solo quiere que su líder preste atención a su esfuerzo.


Tener datos precisos sobre lo que está haciendo tu colaborador en el campo y luego comentar con él los puntos positivos de su desempeño puede ser una forma interesante de estar más presente. Estar presente para el colaborador, preguntarle si está bien, si puede ayudar, donar parte de su precioso tiempo, hace que el colaborador se sienta valorado y seguro.


2. Capacidad para desafiar al equipo


Lanzar retos y motivar al equipo son atribuciones de un líder carismático, en quien confían sus colaboradores. El desafío del que hablo es la capacidad de animar al equipo a buscar el crecimiento, ya sea un nuevo curso o una determinada cantidad de sesiones por día, ¡algo que haga que tu equipo se mueva!


Para ello, es importante establecer objetivos claros. Una x cantidad de asistencia, el número de horas de buen funcionamiento de las máquinas, un mayor número de visitas, en definitiva, definir en números para que los colaboradores sepan exactamente a qué aspirar. Además del desafío de las metas, ¿qué tal desafiarlas a pensar?


Sí, buscar formas de desarrollar sus habilidades profesionales, como por ejemplo: invitarlos a probar otro rol durante una semana, realizar pruebas de aptitud para otras actividades o incluso utilizar una nueva herramienta de trabajo.


¡El objetivo es mantener motivado al equipo para ganar los desafíos! Así que sea honesto, comunique sus expectativas con respecto a los objetivos y motive a su equipo a seguir avanzando.


3. Reconocer el buen desempeño


Así como es importante desafiar a tus colaboradores, también es importante reconocer sus esfuerzos. Acostúmbrate a realizar reuniones individuales y dar retroalimentación sobre el trabajo de cada uno, y para eso es fundamental tener cuidado con la comunicación. Especialmente cuando tus colaboradores están en el campo.


Para evitar el ruido, prefiera las reuniones en persona. ¡Cuida tus palabras al hacer una reseña! ¡Pueden dictar las formas en que este colaborador verá los comentarios! Si se va desmotivado, sus ingresos pueden caer aún más.


Sin embargo, es importante dejar en claro que su desempeño no es satisfactorio para que se produzcan los cambios. Un buen líder sabe escuchar, comprender y tomar posición sobre los problemas de sus colaboradores, por lo tanto, su comunicación debe ser precisa para que la retroalimentación sea más productiva.


Si tienes dificultades para hablar en público, te recomiendo la película El discurso del rey, en ella vemos una historia de discursos de superación, que puede inspirar tu liderazgo.


¡Ah, importante recordar! Siempre que brinde retroalimentación, indique posibles formas de resolver los problemas, esto puede ayudar a su colaborador a comprender las dificultades y ganar fuerza para superarlas.


Para los equipos externos, proponer reuniones para que los colaboradores compartan consejos entre ellos para superar dificultades comunes sería muy productivo. Los desafíos para ser un buen líder son grandes, como ya se habrá dado cuenta. La buena noticia es que es posible aprender a ser un buen líder.


Puede ser que a algunas personas les resulte más fácil aprender a ser un líder, pero la verdad es que nadie nace con este talento. Se desarrolla a diario generando confianza en su equipo, en la organización y también en ti mismo.





37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
ads_Prancheta 1 cópia.png