• Gabriel Rodrigues

Mantenimiento proactivo: guía completa del tema

Si eres un propietario o colaborador que trabaja en el sector industrial, seguro que ya has enfrentado alguna situación de fallas en maquinaria y equipos. Esto probablemente interrumpió todo un paso de producción y retrasó la entrega de un producto o servicio en particular. Pero si te decimos que es posible prevenir y, por tanto, reducir la probabilidad de estos errores, ¿invertirías en esta solución? Estamos hablando de mantenimiento proactivo, y es este tema el que cubriremos en este post. Sigue siguiendo este contenido y aclara todas tus dudas sobre el tema.


¿Qué es el mantenimiento proactivo?


El mantenimiento proactivo se refiere al conjunto de actividades, pruebas, inspecciones, procedimientos y acciones cuyo principal foco es prevenir y evitar fallas en los equipos. A través de la práctica, es posible visualizar los puntos de atención en un sistema y, a partir de ahí, identificar la causa raíz que puede resultar en un problema. Así, en lugar de reaccionar sólo cuando se identifica el error, la reacción es proactiva en relación al fallo, es decir, se identifica la causa / motivo del error para actuar sobre él y no sobre sus síntomas.


El mantenimiento proactivo consiste, por tanto, en identificar los orígenes y causas de los fallos y actuar sobre ellos, antes de que aparezca realmente el problema. Por lo tanto, también se puede definir como un conjunto de mejores prácticas para obtener mejores resultados y menos fallas.


¿Cuáles son los beneficios de aplicar el mantenimiento proactivo a mi negocio?


El mantenimiento proactivo tiene como principal objetivo aumentar la vida útil de los equipos, y el tema en sí es ya una de las principales ventajas de adoptar la práctica en su empresa. Esto, sin mencionar que evita problemas y sorpresas en relación a las máquinas. Pero existen otros beneficios al usarlo. Compruébalo a continuación:



  • Ahorro de mantenimiento, especialmente cuando es reactivo. Es decir, cuando espera a que ocurra la falla para activar el mantenimiento.

  • Prioridad centrada en el mantenimiento de fallas programadas en lugar de fallas por crisis;

  • Mayor confiabilidad en las entregas de productos;

  • Las interferencias en los equipos, si es necesario, serán más precisas, sin riesgo de daños;

  • Análisis más profundo de los sistemas de máquinas y sus componentes;

  • Mayor cumplimiento de ISO 9001 y otros estándares de calidad;


Ahora que entendemos qué es el mantenimiento proactivo y cuáles son sus principales beneficios, especialmente en relación con las finanzas, el siguiente paso es comprender cómo aplicar la práctica en su empresa. Y esto es de lo que hablaremos a continuación. ¡Quédate con nosotros!





¿Cómo aplicar el mantenimiento proactivo?


Como vimos en el artículo anterior, invertir en mantenimiento proactivo es excelente para su negocio. Al fin y al cabo, se traduce en una serie de beneficios, entre los que destacan, el aumento de la vida útil de equipos y maquinaria, la anticipación y, como consecuencia, soluciones más rápidas y precisas en relación a fallas.


Además, la práctica se centra en controlar las fallas que provocan el desgaste de los equipos y no en el problema en sí, que requiere algunas estrategias de control. A continuación, consulte las mejores estrategias para implementar el mantenimiento proactivo en su negocio.


Equipo multidisciplinario


Un equipo multidisciplinar y diverso, formado por especialistas y técnicos cualificados y cualificados, podrá evaluar correctamente la disponibilidad y fiabilidad de sus máquinas y equipos. Además, si es posible, invierta en la formación de su propio personal para que se ocupen de estos problemas de mantenimiento proactivo.


Método FMEA


FMEA proviene del inglés Failure Mode and Effect Analysis, y en español significa Análisis del modo de falla y sus efectos. Pero, ¿en qué consiste realmente el método? La metodología tiene como objetivo analizar las fallas en un proceso, identificando su causa y efecto, además de indicar las consecuencias de este error dentro de la industria. Además, también actúa en la prevención de riesgos y sirve para proponer acciones para acabar con dichos fallos.


El análisis de fallas, dentro del mantenimiento proactivo, es fundamental para comprender el origen de los problemas, es decir, para identificar si la falla se origina en la fabricación, el mantenimiento o la operación.


Estrategias de mantenimiento preventivo y predictivo:


La estrategia para aplicar estas dos prácticas es muy sencilla, consiste en utilizar como fuente principal para elaborar los programas de Mantenimiento Preventivo y Predictivo, los manuales de fabricación de las propias máquinas, así como las tecnologías de monitorización.


Sin embargo, para implementar acciones dirigidas a los dos tipos de mantenimiento, es necesario entender que existen diferencias entre los dos conceptos.


El mantenimiento preventivo consiste en prevenir errores o roturas de equipos, además de que también reduce la velocidad de desgaste de la maquinaria. Para aplicar la práctica, todo el servicio debe estar bien planificado y programado para su mejor ejecución.


Las lubricaciones realizadas con frecuencia, las revisiones de sistemas y los planes de inspección de equipos son ejemplos de mantenimiento preventivo.

El mantenimiento predictivo, a su vez, consiste en monitorear e inspeccionar periódicamente los equipos a través de la recolección de datos, con el fin de resaltar la vida útil de la maquinaria y brindar soluciones para su mejor aprovechamiento. El análisis de vibraciones, la inspección visual y el ultrasonido son ejemplos de esta práctica.


Análisis de mantenimiento correctivo


Otra forma de aplicar el mantenimiento proactivo es hacer análisis de mantenimiento correctivo, revisando todos los procesos involucrados en las estrategias de remediación. El mantenimiento correctivo, como su nombre lo indica, tiene como objetivo corregir problemas, errores, defectos y fallas. Ocurre en caso de mal funcionamiento o irregularidad en alguna pieza, que requerirá reemplazo.


Planificación, programación y control del mantenimiento


Por último, pero no menos importante, están las estrategias de planificación, programación y control del mantenimiento proactivo. Para planificar correctamente, existen software y programas que identifican las causas probables de fallas y proponen algunas acciones para hacer frente a los errores.


De esta forma, ayudan a tomar decisiones de forma rápida y eficaz. Además, a través de ellos, es posible generar demandas laborales para actuar sobre las soluciones de estos fallos.


Los sistemas también capturan información importante para mantener una base de datos activa con toda la información relacionada con el mantenimiento para listar problemas. Así, es posible pensar en las mejores estrategias y soluciones para resolver errores.


A lo largo de este texto entendemos qué es el mantenimiento proactivo, cómo funciona, sus principales beneficios y la mejor forma de aplicarlo en su negocio y generar ahorros en los gastos de la empresa.


En resumen, el mantenimiento proactivo trabaja en el análisis de máquinas y equipos con el fin de identificar las causas fundamentales de las fallas, proponer soluciones y actuar sobre ellas, antes de que aparezcan.


¿Te gustó este contenido y quieres aplicar un mantenimiento proactivo en tu empresa? Cuenta con 2Workers, un software completo para proveedores de servicios.


Acceda a la imagen de abajo y pruébelo GRATIS.








8 vistas0 comentarios
ads_Prancheta 1 cópia.png