• Gabriel Rodrigues

Servicio personalizado: ¿cómo hacerlo en tu empresa?

Un servicio personalizado es lo que diferencia a tu empresa de la competencia y mantiene a sus clientes fieles a sus productos y servicios.


Una empresa puede atender a varios tipos de clientes, pero todos, a pesar de ser diferentes, tienen un deseo común: sentirse especiales.


El mercado nunca ha sido tan competitivo. Brindar experiencias únicas a los consumidores puede ser la única forma de hacer que tu empresa se destaque.


Por ello, los gestores están pensando en nuevas estrategias para ofrecer este tipo de servicio.


Brindar un servicio personalizado es adaptar el lenguaje, el trato y las acciones de la empresa para entregar las mejores soluciones a los consumidores.


Por ejemplo, si un cliente llama para reparar una pieza, tiene dos opciones:


  • Si no entiende mucho sobre el área:

Adopta un lenguaje didáctico. Explicar qué sucedió y qué procedimientos se deben adoptar para corregir la pieza.

  • Si ya tiene algún conocimiento del área:

El lenguaje puede ser incluso más técnico, siempre y cuando comprenda todo lo acordado, con claridad.


Recuerda que ofrecer un servicio personalizado no significa que no deba haber un camino a seguir. El servicio debe ser completo y el objetivo final siempre será la satisfacción del cliente.


Ahora que entiendes la necesidad de un servicio personalizado, ¡conocerás 04 consejos para poner en práctica ahora mismo!


¿Cómo brindar un servicio personalizado?


Si ha decidido ofrecer un servicio diferenciado a sus clientes, debe trazar estrategias y construir procesos dentro de la empresa de forma paulatina.


Idealmente, planifica un estándar de servicio para la empresa y lo transmite a todo el equipo. No se trata de producir guiones, sino de animar a los colaboradores a pensar en todos estos aspectos cuando atienden a un cliente.


¡Mira los consejos!


1. Comunicación humanizada


Uno de los aspectos que más destaca en un servicio personalizado es la forma de dirigirse al cliente. Su cliente no solo quiere ser tratado como un consumidor común.


Quiere sentir que estás hablando con él especialmente. Más allá del respeto y la educación, es necesario ser empático.


Recuerda que también eres consumidor y que no te gusta que te traten con indiferencia. Demuestra que tu empresa lo valora, comprende sus necesidades y se preocupa por resolverlas.


Haga todo lo posible por no responder robóticamente a los clientes. De esa forma, se asegurará de que tu empresa los comprenda.


2. Ofrezca una devolución inmediata


Tu cliente puede contratar a tu empresa por varias razones:


Hacer una solicitud;

Pedir soporte;

Aclarar una duda;

Hacer un cumplido;

Presentar una reclamación, entre otras.


En estos casos, es muy importante proporcionar retroalimentación rápida a estos contactos. Las preguntas, los problemas y los comentarios no siempre son los mismos, por lo que es importante orientar al equipo sobre cómo manejar las solicitudes inesperadas.


Incluso en momentos en los que no tenga las respuestas que sus clientes necesitan, asegúrese de responder.


Es mejor ser honesto y hacernos saber que se comunicará con nosotros lo antes posible. Y lo más importante, no olvide cumplir su promesa. De esta manera, evita un cliente insatisfecho.


3. Mantenga un historial de los clientes


Una gran idea para promover un servicio personalizado en tu empresa es almacenar la información del cliente de forma organizada y accesible.


El primer paso para implementar esta acción es registrar al cliente. Recopile información general como:


Nombre;

Sexo;

Edad;

Dirección;

Educación;

Profession.




Además del registro, estos datos le ayudan a comprender los perfiles demográficos de su audiencia. Inmediatamente después del registro, debe registrar todo el historial de su relación con él, como por ejemplo:


Número de contactos realizados;

Razones para los contactos;

Resultados de contacto;

Servicios contratados o productos adquiridos;

Comentarios de los clientes.


Algunas empresas prefieren almacenar el historial de interacciones con los clientes a través de sistemas digitales, como el software CRM.


Este tipo de sistema facilita el acceso a estos datos y, por tanto, es más fácil utilizar las interacciones como referencia para personalizar el servicio.


4. Transmitir confianza


No hay nada que haga que una empresa pierda más credibilidad que prometer algo que no puede cumplir.

Por este motivo, es importante que la comunicación sea transparente no solo a la hora de vender el producto, sino también a la hora de prestar servicio al cliente.


Sea realista y ofrezca solo lo que pueda ofrecer.


De esta forma, su empresa cumplirá con el principio fundamental que es promover una relación de confianza con el cliente.


Esta es la base para que sigan contratando y recomendando sus servicios a personas cercanas a ellos.


Conclusión


Cada día que pasa, los consumidores son más exigentes y conscientes de sus acciones. Por tanto, la atención personalizada debe ser el foco de las empresas.


Después de todo, los clientes quieren sentirse valorados. Es necesario preparar a los colaboradores que estarán en contacto con su público objetivo.


Serán responsables de marcar la diferencia en la vida del cliente. Invertir en formación es fundamental para mostrar a tus colaboradores lo importante que es un servicio que deleita al consumidor.


El servicio personalizado es una ventaja competitiva sobre sus competidores. Así que no pierda el tiempo y comience a atender a sus clientes como esperan.


Cuéntanos: ¿tu empresa ofrece un servicio personalizado?


10 vistas0 comentarios
ads_Prancheta 1 cópia.png